Pasar al contenido principal

Miércoles 18 Julio 2018

Menú

En las inmediaciones de Padirac

El Valle del Dordoña: un viaje sorprendente...

De las áridas mesetas calcáreas hasta las colinas arboladas de la Xaintrie, el Valle del Dordoña va descubriéndose según tus preferencias: paisajes extraordinarios, patrimonio histórico excepcional, tierra de tradición gastronómica, diversidad de actividades en la naturaleza, cultura de festivales...

UN MARCO IDÍLICO

El Valle del Dordoña ofrece extraordinarios paisajes a lo largo de sus carreteras pintorescas, cursos de agua o caminos a pie, como el de Santiago de Compostela. Un marco idílico propicio para infinidad de actividades de ocio en la naturaleza: piragüismo, baños en el río, paseos...

UN PATRIMONIO HISTÓRICO

La historia se desarrolla aquí desde hace milenos… los primeros hombres dejaron su huella, especialmente a través de magníficos ejemplos de arte parietal y dibujos prehistóricos. Con el transcurso de los siglos, se ha construido un patrimonio excepcional: castillos, iglesias, edificios, aldeas medievales… Seis de los pueblos más hermosos de Francia se encuentran a ambos lados del río – Autoire, Carennac, Loubressac, Turenne, Collonges-la-Rouge y Curemonte – y en las inmediaciones de la Gouffre de Padirac, la ciudad sagrada de Rocamadour y el Parque Natural Regional de Causses du Quercy.

GASTRONOMÍA Y PRODUCTOS DE LA TIERRA

Generosa y exquisita, la buena mesa es un arte de vivir en esta región; granjeros, productores y chefs participan al unísono en la fama del Valle del Dordoña; las aldeas se animan y se llenan de colores los días de mercado. Bed and Breakfas acogedores, granjas-albergues auténticas, cocinas con estrella... el placer es sinónimo de sabores a fresa, melón de Quercy, nueces de Périgord, setas, trufas, foie gras, confits, corderos de pasto de Quercy, queso de cabra de Rocamadour regado con un vino de Glanes, una copa de Amadour...

ARTES LÍRICAS, JAZZ Y TEATRO

A medida que discurre tu visita, tendrás la ocasión de emocionarte con los numerosos festivales, auténticos encuentros artísticos privilegiados, que tienen lugar en marcos excepcionales; entre los más conocidos, el Festival de música sacra de Rocamadour, Souillac en jazz, el Festival de ópera de Saint-Céré, los Théâtrales en Collonges la Rouge...